Restaurante Casa Orenes

Casa Orenes es un restaurante dedicado a la elaboración de platos del recetario murciano, platos que poseen una importante y marcada huella de la cocina regional y mediterránea. La propuesta gastronómica de este local se divide en dos partes bien diferenciadas, por un lado se podrá degustar la mejor cocina marinera de la zona, y por otro lado se podrá optar por poder degustar los mejores platos regionales mediterráneos.

Sin lugar a dudas, el plato estrella de su carta gracias a su gran valor nutritivo y su fácil elaboración es el gazpacho, similar a una sopa fría que se elaborada con pepino, tomate, ajo, aceite, pimiento y vinagre. Los vinos de la región son vinos de gran reconocimiento a nivel internacional, destacando Yecla, Jumilla y Bullas como los principales productores, aunque también podrás encontrar otras excelentes denominaciones de origen.

Casa Orenes posee dos grandes salones y una terraza, un espacio perfecto para la celebración de todo tipo de eventos y celebraciones en grupo, así como para disfrutar de cenas más íntimas y acogedoras. Bodas, reuniones de empresa, presentaciones de productos, entregas de premios, bautizos, comuniones, y en definitiva, cualquier evento que tengas en mente podrá ser llevado a cabo en las instalaciones de este local.

Su amplia terraza es ideal para degustar sus sabrosos manjares al aire libre en los meses de verano, siendo especialmente recomendable llegada la noche con luz de la luna sobre tu cabeza, el sonido del agua de fondo de una fuente, así como los diversos aromas de jazmín y azahar de la huerta murciana envolviéndote. Además de su mencionado gazpacho, su carta cuenta con otras riquísimas propuestas que merecen especial mención como su paletilla de cabrito a la murciana, el emperador en salsa de ñoras o el bacalao con cebolla caramelizada y al aroma de orégano. ¡Buen provecho!

ESCRIBE TU OPINIÓN

HAY 1 OPINIONES
Default Avatar
Isa

2 de abril de 2012 a las 21:37

Me encanta, recomiendo los chanquetes con base de pisto que están riquísimos y la tarta de la abuela (para chuparse los dedos!)